viernes, 21 de agosto de 2009

EL BERRIDO DIGITAL, también en la información arquitectónica y fotográfica

.

EL BERRIDO DIGITAL
por Salvador Moreno Peralta. Arquitecto


Cuando hace unos meses se abatió el tornado sobre Málaga un domingo por la tarde, tuve la ocasión de asistir a un hecho prodigioso: el ver cómo se confeccionaba un periódico en poco tiempo a base de las informaciones y fotografías que enviaban los “bloggeros” y los anónimos comunicantes enganchados a la Red. En el fondo, admirarse por estas cosas le hace sentirse a uno tan rancio como el Sebastián de “La verbena de la paloma” cuando, conversando con Don Hilarión, canta aquello de “hoy las ciencias adelantan que es una barbaridad”. Pero, enfín, el ser un “inmigrante tecnológico” en vez de un “nativo tecnológico” tiene al menos la ventaja de no haber perdido la capacidad de asombro ante los prodigios que hoy se producen en la vida cotidiana. La información en tiempo real, los “blogs” y los foros sociales en la Red dibujan un panorama tan vasto, tan ubicuo e inabarcable que se resiste a ser pensado y, por tanto, comprendido, desplazándonos al territorio trascendente de los mitos: el del conocimiento universal, la derrota de los oligopolios informativos, la culminación de la democracia participativa, el atisbo de una hermandad planetaria donde todo intento de acumulación de poder queda perforado por los infinitos dardos de la información, las opiniones y las ideas que se entrecruzan por el espacio de los flujos, sin que contra ellos sirva el tosco armamento de los dictadores y plutócratas. Ya pueda censurar el gobierno chino el acceso a Twitter, Hotmail, Bing, Flickr o Googgle, que hasta en el último confín de la tierra se conocen las matanzas de uigures en la provincia de Xinjiang; ya pueda Berlusconi tener sumida a “su” Italia en un apagón informativo, que nadie en el mundo ignora las rijosidades de este patético figurón. Los foros sociales son fabulosos manantiales de información, pueden tejer lazos de solidaridad a distancias inconcebibles, pueden salvar vidas denunciando atrocidades cometidas en nombre del relativismo cultural…Claro que el conocimiento y la información son conceptos ambivalentes, como la misma condición humana, y pueden ser utilizados indistintamente para el progreso o la regresión, pero ello no debería entregarnos a ese oscurantismo inquisitorial que ve en el saber la fuente de todo mal si cae en manos de los no iniciados, como pensaba aquel siniestro Jorge de Burgos en “El nombre de la rosa” de Umberto Eco. Y sin embargo hay algunas cosas que fallan.

Sin duda alguna dar la palabra a los lectores para poder comentar libremente una noticia es algo maravilloso, pues puede hacer saltar por los aires la eventual monopolización de unos medios informativos que se deben a unas servidumbres económicas o ideológicas que, aunque inocultables, no siempre están explícitamente declaradas. El problema es que esa invitación a opinar es respondida casi siempre desde el seudónimo o desde el anonimato, perdiendo con ello el respaldo de la responsabilidad personal del emisor. La opinión emboscada en el anonimato puede servir para liberar frustraciones, para dar salida al cohibimiento que tortura al analfabeto, para lanzar un dicterio a alguien impunemente, sin necesidad de que te respalde el primo de Zumosol. Los medios suelen detener las opiniones insultantes por la tosquedad de la expresión- y no siempre-, pero no pueden filtrar la calumnia , el alegato rencoroso o el simple comentario baladí, con lo cual lo que podría ser un fabuloso termómetro de la opinión pública acaba siendo un “totum revolutum” en el que las observaciones sensatas se mezclan con el grito enrabietado, con la pintada digital de un compulsivo “graffitero” al que le hubieran puesto a su disposición una fabulosa pared blanca para emborronarla con faltas de ortografía. La solución podría estar en el mismo método que los periódicos exigen a las “cartas al director”: pié de firma e identificación con el DNI. Pero los expertos me dicen que eso restringiría el número de entradas en la edición digital, se perdería espontaneidad y, sobre todo, atentaría contra la libertad de expresión.


Ejemplo del "berrido digital" mencionado por Moreno Peralta. En él, se dan insultos y difamaciones, por abandonar un foro, a mi juicio sospechoso, y pedir que se borren mis tres intervenciones. Desde el anonimato, todos los días, y desde hace muchos meses, aparentemente se encargan de que aparezca en los primeros lugares de Google de entre las casi 53.000 referencias que aparecen al solicitar mi nombre Esto, pese a ser plenamente punible por cualquier Tribunal de Justicia, y ya localizado su autor, hasta el momento lo he obviado para mostrarlo como claro ejemplo de la manipulación que se da en la red, por determinados personajes u organizaciones con intenciones profesionales, personales o bien comerciales. Google y otros buscadores, ayudan a materializar ese "berrido", sin posibilidad automática de evitarlo. Javier Azurmendi. Leer más en el foro...



Hay sólidas razones para pensar en lo primero, es decir, en el quebranto económico que supondría la restricción de entradas; por otra parte, sería más útil la reflexión serena que la “espontaneidad” crispada y, por supuesto, no estoy de acuerdo en lo de la libertad de expresión. Pertenezco a una generación en la que ésta ha faltado durante mucho tiempo y, puesto que costó sangre reconquistarla, tenemos hacia ella un respeto imponente. La opinión libre es algo sagrado que encuentra todo su sentido en la identificación de quien la ejerce. El anonimato supone la disolución de la responsabilidad personal en la impunidad de la masa, es un escudo de la cobardía y cultivo de la barbarie. Y digo yo, ¿no será precisamente eso lo que se busca: trasladar el concepto de masa al ciberespacio, conseguir que el ruido digital acalle la posibilidad misma de unas condiciones de expresión con que la libertad no podía haber soñado jamás?

Nada contribuye hoy en nuestro entorno a fomentar la formación de un criterio individual sólidamente fundamentado. El pensamiento crítico está siendo atacado en las escuelas y en las universidades contra la oposición numantina de algunos heroicos profesores, la Política es una impostura y la vida un espectáculo banal y amañado. La única posibilidad que le queda a la libertad es expandirse por el espacio de los flujos. No deja de ser una medida abyecta, pero inteligente, reprimir su grito jubiloso neutralizándola en un estruendoso y anónimo berrido digital.


Salvador Moreno Peralta (Diario SUR. Málaga 31 Julio 2009)







Listado de arquitectos, autores de proyectos, que se publicarán en arquitecturaenimagen en el periodo: Enero 2009- Enero 2010. Ignacio Taberner. Arquitecto/ Architect./ Rafael Moneo. Arquitecto/ Francisco Jose Dominguez Naranjo. Arquitecto. Architect/ Andres Perea Ortega/ Mariano Bayon Alvarez/ Fernando Higueras/ arquitecto/ Luis Rojo de Castro/ Begoña Fernadez Shaw / Silvia Sanchez/ Diego García-Setien/ Arquitecto/ Architect/ Lorenzo Fernandez-Ordoñez/ Miguel Fisac Serna/ Fernado Sanchez-Mora/ Sara Gonzalez Carcedo/ Blanca Aleixandre/ Leonardo Oro/ Victor Lopez Cotelo/ Carlos Puente/ Guillermo Vazquez Consuegra/ Antonio Cruz/ Antonio Ortiz/ Paco Naranjo. Arquitecto/ Architect/ Cesar Portela/ Manuel Gallego Jorreto/ Alvaro Siza Vieira/ Frank O. Gehry/ Architect Arquitecto/ Santiago García Cortés/ Arata Isozaki Arquitecto./ Beatriz Matos. Alberto del Castillo/ Daniel Gómez-Valcarcel. Arquitectos/ Arquitecto/ Julian Franco Lopez / Jose Manuel Palao. Arquitecto. John Mark Fenwick/ Architect/ Red-Fenwick asociados/ Architects/ Julián Manzano-Monís / Ignacio lliso / L&M arquitectos. /J ulian Manzano-Monis. Arquitecto/ Bruce S. Fairbanks. Architect / GOP oficina de proyectos/ Manuel Abad/ Eduardo Montero/ arquitecto/ Jesús Paricio/ Toyo Ito/ Ignacio Laguillo/ Harald Schönegger/ Architect/ arquitectos/ Herzog & de Meuron/architects/ Junquera. architects/ Ignacio Taberner/ Armando Areizaga/ Salvador Moreno Peralta/ Architect/ arquitecto/ Javier Romero /Arquitecto. Architect/ Capilla-Vallejo arquitectos/ Architects/ Emilio Carreño/ Jaime Carceller/ Elena Valenzuela /Ignacio Pereda/ Cesar Barrio /Arquitectos/ Architects/ Arquitecto/ Architect





Artículos relacionados